Follow by Email

jueves, 18 de agosto de 2016

La aventura olímpica: Río 2016 (II)






Posando con Ander con nuestra bandera de Irún personalizada
!Hola a tod@s!



Aquí vuelvo con la segunda entrega de las Olimpiadas.


Día 6
El lunes fue un día tranquilo.
Fuimos al estadio de volley playa en Copacabana, muy cerca de nuestro piso, para ver los partidos femeninos de Suiza-Australia y Brasil-Argentina y los masculinos de Rusia- Polonia y España-Qatar.
Después comimos en el piso y por la tarde me di un paseo por toda la avenida Atlántica de Copacabana,Ipanema y Nossa Senhora de Copacabana.
Por la noche nos dimos el homenaje de ir a cenar a la famosa churrascaría rodizio Fogo de Chão en Botafogo (avda. Reporter Nestor Moreira). En este sitio del que tanto me había hablado un tío mío la carne es excelente. Además la forma en que la sirven también es curiosa. Cada comensal tiene una especie de posavasos que por un lado es verde (significa que se quiere que traigan más carne) y por el otro es rojo (como diciendo que uno se está tomando un descanso). Los camareros van trayendo diferentes tipos de carne en unas varillas metálicas y la van cortando al gusto en el mismo plato. Comimos hasta reventar y luego nos tomamos unas caipirinhas en la preciosa terraza con vistas al Pan de Azúcar.


Estadio de volley playa en Copacabana

Partido de volley playa femenino Suiza - Australia



Fans australianos
Partido España - Qatar



Foto de grupo viendo el volley playa. !Vaya calor pasamos!




Imagen desde el extremo derecho de Copacabana


Tienda de Havaianas por Copacabana



Degustando carnes en el Fogo de Chão


Disfrutando de las caipirinhas











Día 7
El martes por fin llegó el día, el tan ansiado 9 de agosto.
Nuestro amigo Ander Elosegi estaba clasificado para la semifinal de C1 de piragüismo slalom y fuimos a animarle hasta el canal de aguas bravas Whitewater Stadium en Deodoro, a hora y pico larga de Río. Bajo un sol de justicia nos emocionamos con su bajada en la semifinal. !La clavó y marcó el segundo mejor tiempo! Parecía que esta vez sí, tras los cuartos puestos de Pekín 2008 y Londres 2012, la medalla no se iba a escapar. Lamentablemente el asunto se torció en la final. Ander tocó dos puertas, por lo que le añadieron 4 segundos que marcaron la diferencia entre la medalla y el diploma olímpico. Al final quedó en un amargo octavo puesto. Una pena por él después de todos sus años de esfuerzos, pero un gran logro al fin y al cabo. A las finales y diplomas olímpicos no llega cualquiera, y nuestro gran Ander ya lleva tres.
A pesar del chasco esperamos a Ander para darle ánimos después de la prueba. !Menudo crack!
Nos desquitamos del mal sabor de boca cenando en casa y yendo a la zona de Lapa a tomar algo y ver un poco la vida nocturna de la ciudad. Estuvimos primero en la cachaçaria  Mangue Seco (rua do Lavradio,23) y después en el vecino y conocido bar Rio Scenarium Pavilhão da Cultura (rua do Lavradio,20).




La canoa de Ander lista para competir


Vista del canal olímpico de aguas bravas de Río

Animando a tope desde la grada



Atendiendo a la prensa antes de la final

Canoista en una de las bajadas

Resultados finales de la prueba de C1



La cuadrilla y amigos también animaron desde Irún

Chabolas justo a la salida del canal olímpico


Ander atendiendo a la prensa
 
Animando a Ander incluso en los momentos amargos


Posando con Ander con nuestra bandera de Irún personalizada


Cocktail Sex on the Beach en el Rio Scenarium


Foto de la salida nocturna


 



Día 8
El miércoles nos dimos un paseo por el centro histórico de Río. Vimos la iglesia de Nossa Senhora da Candelária, la Praça XV de Novembro y el Paço Imperial. Esta es la zona colonial de la ciudad y la verdad es que los edificios son bonitos pero no están muy cuidados, !una pena!
Comimos un churrasco mixto por la zona, en el restaurante Antigamente (Rua do Ouvidor,43).
Después, como los chicos tenían entradas de baloncesto, yo me fui a hacer turisteo por mi cuenta. Primero me fui en metro hasta Largo do Machado y allí tomé un autobús hacia el Corcovado, de donde sale un tren de cremallera hasta el Cristo Redentor. A pesar de que el día estaba desagradable, sobre todo allí arriba, la imagen del Cristo y de toda la ciudad a sus pies me pareció impresionante. !Una de esas estampas que ya no se olvidan nunca!

Tras la subidita volví al centro en autobús y logré tomarme un reconfortante chocolate caliente en la antigua Confeitaria Colombo (Rua Gonçalves Dias, 32). Recomiendo la parada en esta cafetería en la que parece haberse detenido el tiempo. Anduve callejeando por allí: Convento San Antonio, Theatro Municipal y Palacio Pedro Ernesto, Acueducto de Lapa, Catedral Metropolitana, Rua do Lavradio en Lapa y Praça Tiradentes. Una buena vuelta por el centro me bastó para llevarme otra imagen de la ciudad, con un importante legado colonial. Aún y todo sigo pensando que es una pena que Río estuviese tan sucia y descuidada !Me esperaba otra cosa, especialmente tratándose de un destino olímpico!

Por la noche quedé para cenar con mi antiguo compañero brasileño de piso Danilo y su novia. Estuvimos en Os Imortais (Rua Ronald de Carvalho, 147).  Cenamos a base de petiscos (aperitivos) y probamos bolinhos de carne seca con calabaza y arroz y feijoada y pastel de queijo. Además estuvo divertido porque en el bar estaban retrasmitiendo el partido de fútbol de Brasil y cada vez que marcaba gol la casa invitaba a rondas de cerveza.

A todo esto, como veis, no tuvimos ningún problema con el zika. Y bueno, con la seguridad tuvimos el robo de la mochila en Ipanema. Aparte de eso no nos sentimos amenazados en ningún momento y de hecho me fui sola a turistear un par de tardes. Eso sí, los brasileños tienen ese peligro muy presente y se encargan de recordártelo a cada rato.





Iglesia de Nossa Senhora da Candelária

Mural en el centro de Río


Churrasco mixto para comer


Tren de cremallera que sube al Cristo Redentor

Increíble vista de Río desde el Cristo Redentor

Posando con el Cristo

La plaza Largo do Boticário



Palacio Pedro Ernesto, sede del Ayuntamiento


El precioso Theatro Municipal


Interior de la Confeitaria Colombo

En el acueducto de Lapa


Catedral Metropolitana


Mural en la rua do Lavradio de Lapa

Preciosa fachada del Real Gabinete portugués de lectura

Catedral presbiteriana


Moderno rascacielos en el centro de Río





Cenando con Danilo y Maitê

Bolinhos variados




Día 9
El jueves era ya nuestro último día en Río. !El tiempo se pasó volando!
Por la mañana estuvimos en la vecina playa de Leme en Copacabana. Picoteamos algo en casa y nos fuimos a ver el balonmano en el pabellón Arena do Futuro del parque olímpico de Barra. Eso sí, menuda odisea para llegar hasta allí porque aquello estaba lejísimos. Vimos los partidos de Dinamarca-Croacia y de Brasil-Alemania. Ambientazo para rematar los eventos olímpicos a los que asistimos.
Ya por la noche nos acercamos al restaurante Alla Zingara en Copacabana (R. Min. Viveiros de Castro,60) donde tomamos bolinhos de bacalhau, churrasco misto y picanha nobre con arroz y farofa. !Qué buena la última cena!
Rematamos la estancia en Río con unas copas, en mi caso un buenísimo caipivodka de abacaxí (piña) en el chiringuito Abracadabra en la avenida Atlántica de Copacabana.
De allí me tocó levantar el vuelo a la carrera, nunca mejor dicho, para irme al aeropuerto y empezar el viaje de vuelta a DC vía Panamá.

Nuestro portal, vallado tipo cárcel.

Playa de Leme en Copacabana


Panorámica del parque olímpico de Barra

Uno de los pabellones olímpicos en la zona de Barra

Partido de balonmano

Nuestro ultimo evento olímpico

Bolinhos de bacalhau

Carne picanha



!El sueño olímpico tendrá que seguir esperando!


Aquí me dejo apuntadas las recomendaciones para la próxima visita ya que esta vez no dio tiempo a todo.



Comida
Palmito a la brasa
Queijo amanteigado

Bares y restaurantes



Bar do Mineiro (para feijoada)
Café das Ruinas
Delirio Tropical


Otros lugares
Feira Hippie
Playa de Leblon
Nitéroi
Bondinho Sta Teresa



Fuentes
*cosecha propia
* consejos de amig@s vari@s
* Guías visuales El País Aguilar - Brasil